La #guerra vende

Estándar

Os acordáis en los ’90 la Guerra del Golfo ? Me acuerdo cuanto me chocaba ver por primera vez en mi vida la gente que invadía los supermercados para llevarse todo lo que podía, tenían miedo, agarraban todo lo que podían y salían corriendo a casa a almacenar comida. Como si el peligro de una guerra que empezaba a 3000 kilómetros de distancia se pudiera extender hasta sus casas, en la segura Europa Occidental.

Imagen

El otro día pensaba en los mecanismos que impulsan la gente al consumismo. A veces son impulsos reales, como el hambre o las necesidades básicas, una olla, un vaso, una maceta, madera para calentarse, alcohol para esterilizar una herida, un par de tejanos para vestirse. Otras veces son impulsos inducidos, como en la publicidad, los cigarros, un coche nuevo flamante, el ultimo modelo de moto, unos zapatos firmados, un cd de un cantante malo pero muy famoso.

Después de analizar todos estos mecanismos, reflexioné un rato más. Pensé a las guerras. Y entendí como funciona todo.

Las guerras no paran de declararse, de organizarse, de ser provocadas, de ser fomentadas, de ser estigmatizadas y glorificadas. Porqué? Porqué no paran de empezar guerras? Guerras múltiples, una detrás de otra, en los últimos 30 años?

Porqué han entendido que si nos sentimos amenazados y nos sentimos constantemente en peligro, compramos más.

No pensamos.

Amasamos cosas en nuestros garajes, en nuestra cocinas, amontonamos comida y gastamos más recursos.

Las guerras venden. Los gobiernos y las multinacionales empujan el genero humano a funcionar a tope, estresados, ansiosos, cargados de miedos constantes, en un ambiente que cada día es más amenazador y peligroso. Siéntate en tu sofá, cierra la puerta, enciende la tele y no pienses. Angustiado inconscientemente por miedos que te provocan cada día, porqué saben que de esta forma vas a comprar más.

Han entendido como funciona, la guerra vende, te impulsa a vivir con miedo, a vivir por impulsos, a gastar impulsivamente, a vivir como si fuera el final, a gastártelo todo, a amasar cosas por si a caso, por si un día te va a faltar comida y géneros de primera necesidad.

Tranqulizate y recuerda: la guerra vende.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s