Destacada

2020: manifiesto para un nuevo paradigma en estos tiempos de crisis

En uno de estos pocos momentos de lucidez que se puede tener en estos tiempos, hay que aprovechar para centrarse y hacer que las cosas tengan un sentido más profundo y real dentro de nosotros y de nuestra pobre psique tan agobiada por el entorno conflictivo en que se encuentra en estos momentos tan convulsos del año 2020.

Lo que tenemos que asentar en nuestra conciencia es que la verdadera guerra o más bien la lucha a la cual tenemos que participar no es contra el rico o el pobre, si somos blancos y negros, conservadores o liberales, de derecha o izquierda.

La lucha que tenemos que fomentar y sobre todo comprender, es contra quienes están pudriendo el sistema en el que estamos, que en realidad no es nada, no es una sola entidad, es un aglomerado de entidades que lo están dirigiendo hacia la dirección equivocada.

Los últimos milenios de nuestra historia han sido muy parecidos, grandes centralizaciones de poder se han alternado, imperios, reinos, principados, repúblicas, dictaduras o falsas democracias en las que el más listo gobernaba directamente o indirectamente el resto de personas.

Pero en estos momentos de caos tenemos la oportunidad de cambiar las cosas y de comprender que realmente la disparidad social no es un bien para nadie.

No es positivo para quien tiene o vive bien, ni para el resto. Por el simple hecho que lleva al conflicto, a la guerra o a la destrucción y desaparición de los recursos del planeta en que vivimos todos.

La verdadera lucha que tenemos que hacer es para ayudar a desmantelar lo siguiente:

  • Las farmacéuticas, que en lugar de curar nos mantienen en la ignorancia y nos enferman cada vez más haciéndonos más débiles, haciéndonos creer que dependemos de sus fármacos. Si no estás enfermo no necesitas su negocio.
  • Los bancos, que nos hacen esclavos de la idea que tenemos que tener dinero para poder sobrevivir. Cuando en realidad para vivir bien solo necesitamos SALUD.
  • Las aseguradoras, que instilan miedo en la gente, para que se cubran de eventuales desgracias o cosas terribles que les puedan ocurrir.
  • La industria, que ensucia y destruye nuestra casa, el medio ambiente, saturando el mundo de sustancias nocivas derivadas de la producción industrial a gran escala.
  • La falsa ciencia, que en lugar de mejorar nuestras vidas, sirve las corporaciones y la industria, creando para ellas sin ningún escrúpulo, ética o moral.
  • Las grandes corporaciones, que aglomeran riqueza y dinero en las manos de élites que redistribuyen pequeños porcentajes de sus ganancias a proyectos sin animo de lucro que en lugar de hacer el bien reinvierten en proyectos ficticios que no resuelven verdaderos problemas (muchas veces los alimentan).
  • Los medios de información, que en lugar de informar a los ciudadanos, les cuentan mentiras, pagados por empresas, grandes corporaciones, bancos.
  • La medicina tradicional, luchar para que integren terapias de nuevo paradigma, en lugar de servir la falsa ciencia.
  • Las religiones, que en lugar de conducir la gente hacia la verdad y la unidad, las mantienes divididas y ciegas sobre los verdaderos misterios y milagros de la vida.

Seguramente hay más cosas que puedes añadir en tus comentarios, pero lo que es cierto es que hay tener todo esto muy claro antes de opinar o evangelizar.

Y lo más importante una vez entendido todo esto, es entender cómo hablar con la gente.

Hay que difundir el amor y la comprensión, intentando cambiar nuestro metro cuadrado, nuestro pequeño entorno, en lugar de querer cambiar el mundo.

Y lo más importante es entender sobre todo que este sistema que tenemos no existe sin nosotros y sobre todo sin nuestra forma de alimentarlo a través de palabras, piensamentos, emociones, obras y acciones cotidianas.

Fukushima procede con un vertido de aguas radiactivas en el mar

El gobierno japonés dijo el martes que comenzaría a liberar agua contaminada del desastre nuclear de Fukushima en 2011 en el Océano Pacífico, esbozando un plan esperado desde hace mucho tiempo que, comprensiblemente, está molestando a mucha gente.

Alrededor de 1,25 millones de toneladas de agua se acumularon en un sitio nuclear en la prefectura de Fukushima tras el tsunami y el terremoto de 2011. Ese desastre mató a más de 19.000 personas y provocó el cierre de tres de los seis reactores de la planta, lo que provocó el peor desastre nuclear desde Chernobyl. Desde el desastre, el gobierno ha mantenido el agua en el sitio desmantelado en cientos de enormes tanques de almacenamiento. Se agregan alrededor de 170 toneladas de agua al almacenamiento cada día , y el espacio para construir más tanques para almacenar toda el agua, dijo el propietario de la planta, se agotará el próximo año a este ritmo.

La discusión sobre qué hacer con el agua ha estado en curso durante los últimos siete años. El gobierno ha enfatizado que el agua ha sido tratada de una manera que filtra lo peor del material radiactivo. La Agencia Internacional de Energía Atómica ha dicho que la decisión de liberar agua tratada en el océano tiene sus raíces en las evaluaciones de impacto ambiental y es «utilizada de forma rutinaria por las plantas de energía nuclear en funcionamiento en todo el mundo». Pero el agua tratada todavía contiene tritio, un isótopo radiactivo del hidrógeno. La investigación publicada el año pasado también encontró otros isótopos. Eso significa que el agua es técnicamente radioactiva, lo cual … no suena muy bien, debes admitirlo.Parece que Japón está avanzando con un plan para verter agua radiactiva de Fukushima en el océano

Ese es uno de los principales puntos de discordia de la comunidad pesquera de Fukushima, que ya ha visto sufrir a sus negocios en los 10 años transcurridos desde el desastre. A los pescadores les preocupa que la mala prensa sobre el vertido de agua radiactiva pueda ser perjudicial para sus medios de vida. A raíz del desastre, más de 20 países impusieron prohibiciones a la compra de pescado de la zona.

“Este proceso de toma de decisiones es bastante antidemocrático”, dijo a NPR Ayumi Fukakusa, activista de Amigos de la Tierra Japón . “El gobierno y [el dueño de la planta] dijeron que sin el consentimiento de las comunidades pesqueras, no descargarán el agua contaminada. Esa promesa se rompió por completo «.

Las Naciones Unidas le dijeron al gobierno japonés el mes pasado que liberar el agua en el océano violaría los derechos humanos de los ciudadanos japoneses y sus vecinos coreanos, y funcionarios de China y Corea del Sur criticaron el anuncio. Los críticos dicen que adquirir más tierra para construir más tanques de almacenamiento sería una solución más simple y segura, y que arrojar agua al océano es simplemente la opción más barata. El gobierno japonés ha dicho que estaba preocupado por más terremotos o tsunamis que causan la ruptura y derrame de los tanques, y que la creación de más almacenamiento interferiría con los esfuerzos para hacer que el área sea más segura.

A pesar de estas preocupaciones, el gobierno japonés dijo que comenzaría a liberar agua en dos años. Algunos han sugerido que los próximos Juegos Olímpicos de Tokio este verano, donde el relevo de la antorcha comenzará a menos de 20 millas (32 kilómetros) del sitio nuclear, están acelerando la conversación sobre cómo eliminar las aguas residuales. (Se encontraron puntos calientes radiactivos en las cercanías en 2019). En los últimos años, el gobierno japonés ha hecho un esfuerzo concertado para reactivar la vida en áreas alrededor de Fukushima que se han visto afectadas por la fusión de la planta, incluso cuando persisten las preocupaciones sobre la radiactividad .

Fuente:

https://earther.gizmodo.com/japan-s-new-fukushima-plan-dumping-radioactive-wastewa-1846673409

Intestino

Me ha encantado este artículo:

Somos más microbios que humanos?

Sí. Hay en nuestro cuerpo dos microorganismos por cada célula humana.

¿Qué tipo de microorganismos?

Virus (somos 25 veces más virus que bacterias), protozoos, bacterias, hongos…, se llama microbiota. El ser humano tiene aproximadamente unos 20.000 genes y alberga hasta dos millones de genes microbianos.

¿Mandan ellos?

Todo lo que tiene que ver con el ser humano pasa por nuestros microorganismos, desde la inmunidad, el temperamento, la salud mental, la piel…

¿Mis microbios influyen en mi conducta?

Sí, desde su conducta sexual hasta su conducta social. El ecosistema microbiano produce infinidad de proteínas, hormonas, citoquinas, neurotransmisores… Hay una relación bidireccional constante entre cerebro e intestino.

¿Y qué se dicen?

Si tengo un desequilibrio en mis microorganismos se produce una reacción inmunitaria llamada inflamación que el cerebro percibe como peligro provocando una cascada neuroendocrina que genera una respuesta hormonal que varía toda la fisiología orgánica.

¿Y también influyen en el aprendizaje?

Si yo estoy viviendo en inflamación mi ca­pacidad para tener memoria se ve alterada. Quédese con este dato: el 60% de la información que llega a su cerebro proviene de su intestino.

¿Y?

Si el intestino está inflamado, ¿qué tipo de información le va a llegar al cerebro?

¿Información inflamada?

¡Claro!, de modo que mis decisiones también estarán inflamadas.

¡Vaya!

Esa inflamación de bajo grado constante hace que el sistema inmunológico esté preparado para reaccionar, de manera que me fatigo y no resuelvo. Cuando mi cuerpo interpreta que hay inflamación la búsqueda se para, las funciones hepáticas de desintoxicación se paran, mi motivación se detiene…

¿Y qué me inflama?

Si me alimento mal, o tengo estrés, duermo mal, soy sedentario, estoy generando alarma, produciendo sustancias que van a alterar todo mi organismo.

Mejor no molestar a las bacterias.

Sí, por favor: sé amigo de tus bacterias, si lo eres ellas te van a cuidar. Es una relación win-win , si yo les proporciono un buen cobijo y buen alimento, mis bichos van a producir un montón de sustancias que me van a mantener en salud a todos los niveles.

¿Quién escoge el menú cuando voy a un restaurante, los bichos o yo?

Sabemos que las necesidades energéticas de los microbios envían señales para que vayamos a buscar lo que ellos quieren.

¿Ve a buscar una pizza, un bollo?

Si son microorganismos potencialmente patógenos que han sobrecrecido, por ejemplo por estrés, te pedirán comida basura. Tener deseos constantes de productos procesados es un indicador de que hay una alteración en tu microbiota.

¿Y la ansiedad es mía o suya?

Cuando hay un desequilibrio en los microorganismos, estos producen ciertas sustancias que inflaman nuestro cerebro y que pueden producir ansiedad. Y hay otra cosa que le sorprenderá: la inteligencia emocional empieza en la barriga.

Deberían saberlo todas las escuelas, por muchas inteligencias múltiples que eduquen si en los comedores se da porquería… Cuando el sistema inmune está calmado y hay equilibrio microbiano, la bioquímica cerebral y mi capacidad empática están al máximo, mi dopamina, mi oxitocina, mi serotonina…

En mi tubo digestivo, ¿hay neuronas como las del cerebro?

Aproximadamente unos 600 millones. El sistema digestivo es un órgano neurológico, es nuestro GPS.

¿A qué se refiere?

Todo lo que sentimos, primero lo sentimos en la barriga. Hay que hacerle caso. El equilibrio de la microbiota marca el equilibrio entre la salud y la enfermedad y tu interpretación del mundo.

De acuerdo.

Y la alimentación no es el único factor que la altera, son muchos, de hecho todo lo que forma parte de nuestra vida, porque la microbiota forma parte de nosotros.

¿Cuál es el factor más dañino?

El estrés. Los tics más importantes de la salud, por este orden son: orden (situarte en tu vida de forma saludable), paz, descanso y amor…, y buenos alimentos.

Siempre falla una pata.

Cuanto menos inflamación, más capacidad de cambiar creencias, mi modo de vida y mi vitalidad. El 80% de tu inmunidad está en tu intestino, esa es la clave y por eso el epicentro de la salud es el intestino.

Fuente:

https://www.lavanguardia.com/lacontra/20201006/483882099599/si-el-intestino-esta-inflamado-mis-decisiones-tambien.html

Crimen contra la humanidad

Os dejo este video de inestimable valor.

Este abogado de fama internacional que ha luchado durante los últimos años para destapar escándalos y fraudes multimillonarias, nos habla de la enorme farsa que es el Covid.

Su nombre es Dr. Reiner Fuellmich y este es su canal en Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCJB8ANhWVhgQf9Rw-KJo26Q

Este es el video, escuchar atentamente y empoderarse de toda la fuerza para reaccionar y no dejarse someter a todo lo que está pasando, actuar a nivel local y sensibilizar nuestro entorno para crear armonía y conciencia a nuestro alrededor.

En fecha 29/10 volvemos a subirlo porque youtube censuró el video anterior (que tenía millones de visitas!):

Como idiotizar las masas: instrucciones de uso

No importa el impacto en la salud, siempre que entre el dinero. Tabaco, medicinas, comida, pesticidas, calentamiento global, la lista es larga.

Michel Desmurget

https://www.lavanguardia.com/lacontra/20200919/483539876466/la-actual-locura-digital-es-un-veneno-para-los-ninos.html

Te has preguntado porque todos estamos viendo que el sistema y el planeta se va al garete y no hacemos nada para pararlo?

La respuesta es evidente: no podemos. No somos capaces, estamos condicionados para no actuar y pensar, estamos condicionados a consumir lo que nos dan.

Y quien es el responsable? Quien ha decidido que tiene que ser así?

El 1% de la población más rica del mundo produce el doble de CO2 que la mitad más pobre

https://www.lavanguardia.com/natural/20200921/483591686045/intermon-emisiones-presupuesto-de-carbono.html

Pero no es que deliberadamente todos los ricos del mundo quieren esto. Hay una elite económica que ha creado este modelo de desarrollo hacia la destrucción.

Una elite que no piensa y no siente. Un grupo que quiere destruir el planeta. Si, lo has oído bien, destruir el planeta.

Su plan es destruir todo.

Son humanos? No lo se.

Son personas mayores, que han vivido al máximo ya y no le importa si todo se va al garete. Si tienen hijos, son por meros temas económico de alianzas entre familias.

Por esto las instrucciones de uso para no idiotizarse es hacer todo lo contrario de lo que te están diciendo los medios de comunicación.

Buscar vivir según tu instinto, si aún te queda, porque fácilmente todas estas falsas comodidades que te han dado lo ha reprimido por completo.

Televisión, información, comida, ropa, medios de transporte, calefacción, ocio, música, falsa cultura, arte, estereotipos, redes sociales, todo absolutamente todo lo comercial, está hecho para idiotizarte y hacerte sentir cada vez más cómodo en el gusano de seda que han creado a tu alrededor.

Pero cuidado, pronto te van a cocinar!

Despierta, cocina, ves en bici, camina, cultiva, ves al bosque, enlaza con personas que tienen tus valores, estudia e infórmate según tu criterio, ves contracorriente, experimenta, verifica y haz algo diferente si no te quieres perder en esto falso bienestar que te han inculcado!

Crisis climática

“Facebook me ha estado censurando en directo”. Esta es la rotunda afirmación que hace Ferran Puig, divulgador científico y autor de un conocido blog que recoge sus valoraciones sobre la crisis climática y asuntos relacionados.

Puig ha conseguido el apoyo de unas 50 personas relevantes del mundo de la ciencia, profesores, divulgadores y otros expertos en materia económica, científica o energética, y que han elaborado un manifesto (Contra la censura arbitraria de Facebook a la divulgación de la ciencia académica) en el que se presenta su caso como un ejemplo más de “censura” por parte de Facebook ante determinados contenidos sobre la crisis climática.

El origen del problema (y la posible razón de este veto) sería, según explica Puig, el hecho de que su blog no encaja con el relato o los discursos habituales que suelen difundirse en relación a la crisis climática y que “tienden a suavizar el problema”.

Entre los firmantes del manifiesto están Yayo Herrero (antropóloga), Javier Martin Vide (catedrático de Geografía Física d la UB), Oscar Carpintero (profesor de economía), Jorge Riechmann (escritor, profesor de filosofía moral y poeta) , Marta Tafalla (doctora en filosofía en la UAB), Nuria Almirón (profesora de comunicación en la UPF), Jordi Solé (coordinador del proyecto de investigación europeo MEDEAS sobre límites ecosistémicos), Emilio Santiago (antropólogo de la Universidad de Zaragoza), Luis González Reyes (experto en energía de Ecologistas en Accio) o Jordi Vilardell (periodista especializado en crisis ecológica).

Desde el día 8 de agosto

Puig explica que desde el día 8 de agosto Facebook se censuran los enlaces a su blog Usted no se lo cree, en el que recoge sus comentarios sobre la crisis climática.

Las personas que quieran enlazar con su blog se encuentran con respuestas automáticas que se lo impiden. “No cumple las normas comunitarias”, “la información no es veraz”, “el usuario lanzan spam…” son algunas de las respuestas de alerta que se lanza.

“Es falso que haga spam. He preguntado directamente a Faceboook desde agosto cuál es la norma comunitaria que incumplo, y me responde con silencio”, explica el divulgador, que ha recibido un fuerte apoyo a su protesta por parte de personas y entidades sociales relevantes.

Ferran Puig también denuncia que ese mismo día (el 8 de agosto) observó que, en la conversación que mantenía con el profesor Antonio Turiel, sus chats “tardaban en aparecer o desaparecían”, añade. “Estaba claro que nos estaban siguiendo. Nos estaban censurando en directo”, expone.

Un ataque y la historia “difícil”

Ferran sostiene que se está produciendo un “ataque” contra su blog, lo que relaciona con la historia “difícil” de Fabebook en relación al cambio climático.

“Hace años, cuando se daba una información climática, Facebook añadía tres sugerencias, y dos eran de blogs negacionistas del cambio climático”, añade.

El divulgador sostiene que la censura en Facebook a su blog tiene que ver con el hecho de sus escritos no siguen una línea convencional y se alejan de la visión más extendida sobre la repuesta que debe darse a la crisis climática (inacción y negacionismo, confiar en el mercado, desarrollo verde y Green New Deal como nueva versión del desarrollo sostenible).

Sus escritos se alinean, según el, con aquellos enfoques que reclaman una intervención social más decidida o que sostienen que se ha iniciado ya “un proceso de colapso” en el contexto de una crisis ecológica, energética y climática que se ira acelerando.

https://ustednoselocree.com/

Fuente: Lavanguardia

Los recursos de la Tierra no son infinitos

Vivimos como si todo estuviera infinitamente y constantemente disponible.

No somos conscientes que aunque hayan forestas que se extienden por centenares de kilómetros o ríos enormes que pueden abastecer billones de personas, el oxigeno, el agua y los alimentos no son infinitos, los peces, los animales que estamos exterminando…

Y todo esto pasa porque vivimos separados uno de el otro, religión, sociedad, cultura, todo lo que nuestra mente crea, nos divide.

La taiga siberiana se extiende por 16.800.099 km², es enorme y hay zonas en las que no ha llegado nunca el ser humano y ahora una parte está ardiendo.

Hasta el lunes pasado se habían quemado 1,62 millones de hectáreas, muy poco en comparación a la extensión total de la taiga.

Pero el hecho sorprendente es que cada vez hay más incendios a latitudes muy al norte, cerca del circulo polar Ártico.

Constantemente y continuamente somos testigos de desastres naturales y hechos inusuales en la geografía mundial y todo esto es debidos a nuestras acciones.

Vertidos tóxicos, polución, tecnologías obsoletas, mal uso de las energías, la lista es muy larga, pero como siempre nos pasa a los seres humanos, negamos todo.

No somos nosotros, el calentamiento global no existe.

Seguimos viviendo al día, sin planificar nuestro futuro, estamos de pasaje y no nos preocupa nuestra supervivencia, hay que darlo todo y vivir al máximo, al fin y al cabo somos solo un destello de luz en un universo vacío.

La Tierra tiene una zona que se está enfriando en pleno océano.

La tierra se calienta implacablemente . Entonces, es extraño que haya una «gota fría» persistente en medio del Océano Atlántico.

La gota fría (también conocida como «agujero de calentamiento») es como una espinilla deslumbrante, fácilmente evidente en los mapas recientes de temperatura de la superficie de la NASA . En general, la superficie del océano se ha calentado en casi 2 grados Fahrenheit (1 grado Celsius) desde 1900 a medida que los mares absorben continuamente cantidades colosales de calor creado por los humanos . Sin embargo, las temperaturas de la superficie del mar en el agujero de calentamiento del Atlántico Norte, ubicado debajo de Groenlandia, se han enfriado hasta 1.6 grados F (o 0.9 C) durante este período, lo que luego enfría el aire sobre este parche más frío del océano. 

La investigación, publicada el lunes en la revista Nature Climate Change , proporciona más evidencia de cómo los cambios en el calentamiento del océano han sostenido esta burbuja fría impresionantemente incondicional. Es un fenómeno inusual, pero a medida que la humanidad agrega más calor al sistema climático de la Tierra, año tras año, inevitablemente habrá consecuencias, algunas más obvias o esperadas , y algunas extrañas. 

«El cambio climático antropogénico cambia la circuitería del sistema climático», dijo Kristopher Karnauskas, oceanógrafo de la Universidad de Colorado Boulder que no participó en la investigación. «[La gota fría] es una manifestación interesante del peligro que estamos provocando».

(Cada vez hay más pruebas de un futuro peligroso, que incluye una megamedancia en los EE . UU. , Que desaparece rápidamente el hielo marino , las tormentas extremas , el calentamiento global incesante , los incendios forestales crecientes y más).

La burbuja persistente ha sido particularmente prominente desde 2015 , abarcando los cinco años más cálidos registrados en el mundo. «El Atlántico Norte marcha al ritmo de su propio baterista», dijo Josh Willis, un oceanógrafo de la NASA que tampoco tuvo ningún papel en el estudio. Y una conclusión clave de esta nueva investigación, enfatizó Willis, es que puede haber una serie de mecanismos que impulsan el agujero de calentamiento único.

Cambio de las corrientes oceánicas

Hay cada vez más pruebas , que este estudio respalda aún más, de que una corriente oceánica importante llamada «Circulación de vuelco meridional atlántica (AMOC), que actúa como una cinta transportadora a medida que transporta agua tropical cálida hacia el Océano Atlántico norte, se está desacelerando . Los científicos sospechan que la desaceleración es impulsada por el derretimiento «fuera de las listas» de la capa de hielo de Groenlandia , que ha resultado en el vertido de agua dulce en el Océano Atlántico Norte. 

La afluencia de agua puede tener un efecto trascendental. Reduce la salinidad del océano, lo que hace que el agua sea menos densa. Esto arroja una llave en la circulación oceánica: ahora, menos agua fría en el Atlántico Norte se hunde naturalmente, lo que impide que el flujo de nuevos calentadores tropicales fluya hacia esta región oceánica (porque las aguas más frías, ahora más flotantes, no se despejaron) fuera del camino). En última instancia, esto significa que hay menos calor viajando hacia el Atlántico Norte, lo que ayuda a mantener la burbuja fría, dijo Paul Keil, autor principal de la investigación y candidato a doctorado en el Instituto de Meteorología Max Planck en Alemania.

Los oceanógrafos esperan que el AMOC disminuya a medida que el agua dulce, recientemente derretida en un Ártico que se calienta rápidamente , se vierte en el Atlántico Norte. La persistente gota fría proporciona evidencia convincente de que esto ya está sucediendo. «Se prevé que el AMOC se desacelere como respuesta al aumento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera», dijo Daniel Whitt, oceanógrafo del Centro Nacional de Investigación Atmosférica, que tampoco participó en el estudio.

Además, Keil y su equipo descubrieron que una circulación de agua que viajaba en un circuito alrededor del Atlántico Norte, llamada «giro subpolar», ha estado enviando calor fuera de esta región. El giro, que circula en sentido antihorario, transporta aguas relativamente más cálidas más al norte, hacia el Océano Ártico. Es un sistema profundamente complicado, dijo Keil, y señaló que su equipo está preparando un estudio completamente diferente centrado solo en lo que impulsa este giro (la investigación está dirigida por Rohit Ghosh, quien también estudia las tendencias oceánicas en el Instituto de Meteorología Max Planck).

El punto importante es que este giro actúa para transportar aguas más cálidas fuera del Atlántico Norte, enfriando aún más la burbuja fría. 

«Entonces entrará menos calor y saldrá más calor», explicó Keil.

Las nubes

Los investigadores también mostraron que las nubes desempeñaron un papel, aunque más pequeño, en el mantenimiento de la burbuja fría.

Descubrieron que la superficie oceánica más fría produce más nubes de bajo nivel, un tipo de nube que es gruesa y «refleja más luz solar y por lo tanto enfría aún más la superficie», dijo Keil. Esto significa que el agujero de calentamiento se está «fortaleciendo» en un ciclo de retroalimentación, explicó Keil, a medida que más enfriamiento crea más nubes reflectantes, lo que a su vez crea más enfriamiento.

Sin embargo, el papel de las nubes en el Atlántico Norte es un hallazgo nuevo y emergente que ciertamente necesitará observación continua, dijo Willis de la NASA.

Las temperaturas globales de la superficie en comparación con el promedio de los años 2015 a 2019.
Las temperaturas globales de la superficie en comparación con el promedio de los años 2015 a 2019.
La mancha fría en 2015.
La mancha fría en 2015.

Es importante tener en cuenta que las condiciones en el Atlántico Norte varían bastante de un año a otro y a lo largo de décadas. Para descubrir el papel de un clima que se calienta rápidamente en el mantenimiento de la burbuja fría, Keil y su equipo utilizaron simulaciones avanzadas por computadora (el Gran Conjunto del Instituto Max Planck de Meteorología ). 

Esto se hace simulando el pasado, conocido como «hindcasts», donde los investigadores pueden crear mundos artificiales sin la influencia del calentamiento global. Esto permite a los científicos del clima observar cómo el cambio climático influyó en un lugar, como el Atlántico Norte, comparando nuestra realidad con mundos no afectados por el calentamiento global causado por los humanos. 

El Atlántico Norte es, sin duda, una región compleja, con un océano profundo, abundantes cantidades de hielo derretido, circulaciones oceánicas masivas y más allá. Es un lugar que exige más investigación. Pero hoy, una gota fría sostenida es sin duda una gran parte de la imagen.  

«Es una característica del océano en evolución y el clima en evolución», dijo Whitt, del Centro Nacional de Investigación Atmosférica.

fuente: https://mashable.com/article/cold-blob-atlantic-ocean-climate-change/?europe=true

El 60% de las sardinas y anchoas del Mediterráneo Occidental llevan microplásticos en sus intestinos

Todo empezó cuando el equipo de Marta Coll, investigadora del Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona (ICM), buscaba potenciales causas del descenso poblacional de sardinas (Sardina pilchardus) y de anchoas (Engraulis encrasicolus), los dos peces más comercializados en el noreste del Mediterráneo, que representan el 39% de las capturas. Los dos principales culpables ya “muy documentados”, según Coll, son la sobrepesca y el cambio climático. Sin embargo, la tercera fue inesperada: la presencia de microplásticos, partículas y fibras de plástico que no superan los cinco milímetros, en el sistema digestivo del animal.

Un estudio reciente publicado en Marine Pollution Bulletin concluye que más de la mitad de sardinas (58%) y anchoas (60%) llevan estos elementos contaminantes en sus intestinos. “Una próxima etapa es entender qué impacto tendrá para las personas que se alimentan de esos peces”, comenta Coll, una de las autoras del trabajo. Los investigadores han encontrado que la presencia de microplásticos está vinculada con la de parásitos, así como larvas, trematodos y nematodos (un tipo de gusanos), y con un peor estado del pez. “Es la primera vez que demostramos una correlación tan clara entre parásitos y microplásticos en peces”, explica.javascript:falsePUBLICIDAD 

Todavía quedan teorías por confirmar sobre este mecanismo. ¿Cuál es el punto de partida? ¿Cómo funciona esta cadena de impactos? “No lo sabemos claramente. Lo que sí está claro ahora es que cuando más microplásticos hay, en peor condiciones están y tienen parásitos”, contesta Coll. Pese a las incertidumbres, la investigadora tiene algunas ideas en mente que puedan justificar dicho proceso. La primera es que los parásitos se hayan posado sobre el plástico y el pez termina por ingerirlo todo. La otra posibilidad se centra en las zonas de los ríos donde hay descarga de basura, por lo que son aguas más sucias y contaminantes y los parásitos viven de ellas.

Un microplástico (en azul) encontrado en una anchoa.
Un microplástico (en azul) encontrado en una anchoa.M. ALBO-PUIGSERVER, ICM-CSIC

“Las próximas etapas de nuestro trabajo es entender esta correlación y ver cómo afecta al pez, si mueren más, si pasa al músculo, si por eso son más delgados”, cuenta la investigadora. Una de las grandes inquietudes de la comunidad científica es el impacto que tiene este fenómeno sobre la cadena alimentaria. “Está deteriorada y eso tiene un impacto muy grande. Estos peces son la comida principal de muchos organismos, que sean comerciales o no. Lo que les pasa a ellos, le pasa también a todos las especies que se alimentan de ellos”, insiste la experta.

Cristina Romera, experta en las consecuencias de la degradación del plástico en el ICM, le sorprendió la correlación entre parásitos y microplásticos. “Abre una puerta a nuevas investigaciones para entender el impacto que tiene en los peces y en el ser humano, sobre todo cuando se trata de unas de las especies más comercializadas”, comenta. Para ella, aunque se quite el estómago a la hora de consumir, cabe la posibilidad que parte de ese plástico vaya a los tejidos que sí se comen. “Sería interesante e importante saber si esto ocurre, al igual que si, en su recorrido por el océano, el microplástico ha absorbido compuestos tóxicos”, asevera.

El estudio resalta que las sardinas tienen más probabilidades de tragar microplásticos en el Golfo de Alicante mientras que para las anchoas, la amenaza se sitúa en el Golfo de León. Además, la presencia de microplásticos en el sistema digestivo de los peces no es nada nuevo. En un artículo reciente de Environmental Pollution, unos investigadores españoles publican que más del 65% de las gambas de la costa catalana contienen dichas fibras en su estómago. Cuanto a las anchoas, ya se demostró el año pasado que el 83,3% de las analizadas habían tragado microplásticos en el este del Mediterráneo y, del mismo modo, otro estudio anterior encontró un 90% en el mar Adriático.

Una cadena infernal con difícil solución

El ser humano tira cada año hasta 13 millones de toneladas de plástico al océano, lo que mata a unas 100.000 especies marinas, según las Naciones Unidas. A esta cantidad descomunal se suman esas partículas contaminantes que son imposibles de retirar, al menos, por ahora. La producción y el uso de microplásticos aumenta desde 1950 hasta que alcanzó más de 300 millones de toneladas en todo el mundo en 2017, dato que recuerda el estudio de Marta Coll llevado también por el Instituto Español de Oceanografía (IEO) y el Instituto Francés de Investigación para la Explotación del Mar (IFREMER).

Para Coll, una solución simple no existe: “Pero es obvio que hay que reducir el plástico de un solo uso, que el que consumimos sea lo más esencial y que cuando se tire se gestione bien para evitar que llegue al mar”. Cuando alcanzan las aguas, la cosa se pone muy difícil y Romera lo confirma: “Lo que ya hay en el mar está fuera de control. Solo hemos contado el 1% de plástico, el 99% restante está perdido, en el fondo del mar, en la columna del agua, o en los organismos”. Ahora mismo, lo más factible es poner medidas de control para impedir que el plástico alcance el océano y que empiece esta cadena infernal que pone en jaque tanto la salud del ecosistema como la del ser humano.

fuente: https://elpais.com/ciencia/2020-06-26/el-60-de-sardinas-y-anchoas-del-mediterraneo-occidental-llevan-microplasticos-en-sus-intestinos.html

A %d blogueros les gusta esto: